▷ ¿Los Goldfish realmente CRECEN al tamaño de su estanque? [Verdad | Mito]

Los peces criados en casa poseen menores tamaños en comparación con los crecidosen la naturaleza. Phil Ritchie explica por qué el tamaño del tanque es solo una parte de la historia.

Un goldfish puede crecer en un tanque más grande debido a una mejor calidad del agua y menos competencia, no al tamaño del tanque.
CRÉDITO: PHIL ASHLEY / GETTY IMAGES

Una teoría común acerca de los peces es que su tamaño se basa de alguna manera en el volumen de agua que habitan, y para una persona nueva esto puede parecer cierto.

Pero los peces son maleables. Son “cultivadores intermedios” y pueden continuar ganando masa a lo largo de su vida.

A veces, sin embargo, dadas las malas condiciones de vida, un pez parecerá que no está creciendo en absoluto. Probablemente es aquí donde comenzó el mito, porque los peces que vemos, en casa y en acuarios, son generalmente más pequeños que los peces que crecen en la naturaleza.

Entonces, ¿qué es lo que hace que estos peces no crezcan?

En primer lugar, el tamaño de un recinto no es la raíz del enanismo de su pez. Vivir en un recinto simplemente significa enfrentar obstáculos que ocurren raramente en un hábitat natural.

Los peces pueden quedarse pequeños por una serie de factores. Son vertebrados , frágiles, de sangre fría que se estresan al más mínimo cambio. Hay algunos factores incontrolables que limitan el crecimiento, así como una cantidad que si se puede controlar.

Lo que no se puede controlar es la edad de los peces, la genética y las especies. Estos dictan el punto en que las tasas de crecimiento se reducen naturalmente y sin atrofiar a los peces jóvenes.

Pero cuando un pez se encuentra con factores estresantes, como cambios en la temperatura, mala alimentación, confinamiento, hacinamiento o agua contaminada, las cosas comienzan a cambiar. No solo causan contratiempos físicos obvios, como el hambre que conduce a un metabolismo más bajo, también causan complicaciones celulares.

Un encuentro con uno o más de estos factores de estrés es seguido por una respuesta: una herramienta reaccionaria que estimula las hormonas para ayudar a los peces a superar el estrés.

Los peces lo hacen a través de un proceso automático que hace que la biología interna contrarreste los efectos negativos causados ​​por su entorno, también conocidos como homeostasis.

EN UN AMBIENTE NATURAL, EL ESTRÉS AFECTA A LOS PECES BREVEMENTE Y SUS HORMONAS LO RESTABLECEN RÁPIDAMENTE. PERO UN PESCADO CONFINADO EN UN ESPACIO CERRADO CONTINUARÁ EN EL ESTRÉS, HASTA QUE SU PROPIETARIO TOME EL AVISO.

Entre estos elementos fluctuantes se encuentra la hormona del crecimiento, que juega un papel importante en la regulación de los principales procesos fisiológicos. Estos incluyen el apetito, el crecimiento esquelético y de los tejidos blandos, el metabolismo de los carbohidratos, la reproducción y las funciones inmunológicas.

Si la homeostasis tiene éxito, el pez vive; Si no tiene éxito, la muerte.

Los expertos concluyen que este truco es una ventaja evolutiva que ayuda a los peces a sobrevivir si se atascan en una pequeña masa de agua. Pero para los peces en un tanque, es un paso atrás.

El pez de colores común, o Carassius auratus, es un buen ejemplo de esto. Producen potentes hormonas que inhiben el crecimiento, como el ácido gamma-aminobutírico (GABA), e incluso pueden secretar feromonas como la somatostatina para limitar el tamaño de peces rivales en sus aguas.

Junto a estas feromonas que se pudren en el agua inalterada y el C. auratus enano, el pez tiene que encontrar suficiente comida al tiempo que limita la toxicidad del agua, que está llena de nitratos que suprimen sus desechos, lo que puede provocar cambios que amenazan la vida y a los niveles de pH.

Otros peces no producen hormonas tan potentes, pero se han relacionado con la producción de hormonas que inhiben el crecimiento, como el GABA.

En un entorno natural, el estrés afecta brevemente a los peces y sus hormonas se reinician rápidamente. Pero un pez confinado en un espacio cerrado seguirá estresándose.

La respuesta al estrés se convierte en un proceso de mala adaptación en este caso, y conduce a la idea errónea de que “el pez solo creció hasta el tamaño de su tanque”. De hecho, el pez solo ha crecido hasta el tamaño del tanque porque después de pasar ese tamaño, murió.

En la mayoría de los casos, un pez atrofiado puede recuperarse cuidando la calidad del agua de su recinto o ajustando la temperatura y la dieta.

Fuente: https://cosmosmagazine.com/biology/do-fish-really-grow-to-the-size-of-their-tank

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.