LA HISTORIA DEL GOLDFISH II

Los peces dorados en Japón:

Aproximadamente en 1570 se hacen las primeras exportaciones de este pez a Japón, ya que en aquel entonces China y Japón sostenían un gran lazo de amistad. En ese entonces, tener un pez dorado en Japón era una rareza muy apreciada, sólo los mas grandes líderes de la clase guerrera o los Samurái, y los nobles con puestos mas altos en el imperio podían mantener dicho pez. Luego de dos siglos el pez fue un poco más accesible a la población japonesa, empezando acá la historia de las nuevas variedades. Se exportan peces de cuerpo redondo, tal vez algo parecido al Oranda.

Los japoneses lograron desarrollar una nueva variedad a parte de este, una variedad sin aleta dorsal, de cuerpo ovalado y redondo: el “Ranchu”.

Luego, se crean variedades como el “Ryukin” proveniente de la isla Ryuku, de donde fue distribuido hacia todo el país.

Pronto, los japoneses empezaron a reproducir sus propios goldfish, dando a lugar el día de hoy a variedades como el “Tosakin”, “Wakin”, “Demekin”, entre otros.

Pero el gobierno comenzó a ser estricto, prohibiendo la posesión de artículos de lujo, entre éstos, los peces. Como es de esperar, estos fueron a llegar a manos de funcionarios del gobierno, quienes se aprovechaban y los coleccionaban. Pero pronto, el poder de dichos funcionarios fue en declive, permitiendo la formación de empresas destinadas a la cría del goldfish, volviendo a permitir mantener a los peces dorados como una actividad muy popular entre las familias.

Aproximadamente en el año 1895 llega  a Japón el “telescopio” proveniente de China, que ahora dará como resultado de diversas mutaciones al “Demekín”.Luego son creadas variedades como el “Shubunkin” (cometa cálico, por así decirlo). A principios del siglo XX se introducen variedades nuevas procedentes de China como el “celestial” y el “ojos de burbuja”.

Recientemente se han creado nuevas variedades como el “Hamanishiki”, que se caracteriza por sus escamas de perla y la corona llena de líquido en su cabeza.

Ahora en Japón se han creado grandes grupos de reciente formación, donde los criadores comparten sus métodos y conocimiento, tal vez dando lugar a nuevas variedades que aún no se han dado a conocer.


Fuente: Comunidad de Acuariofilia Total. Revista Acuariofilia Total Edición #10